Rutina facial coreana: los 10 pasos. Tener una piel de porcelana es muy sencillo

Todas deseamos tener un rostro perfecto en cualquier momento del día. Parece imposible, ¿verdad? ¿Y si te dijera que es más sencillo de lo que te crees? Todo es cuestión de saber aplicar el producto adecuado para la necesidad específica de tu piel.

Los 10 pasos de la rutina facial coreana son muy fáciles y eficaces. Si empiezas hoy mismo te aseguro que notarás tu piel mucho más sana.

  1. Primera limpieza con aceite
  2. Segunda limpieza con base acuosa
  3. Exfoliante
  4. Tónico sin alcohol
  5. Esencia
  6. Sérum
  7. Mascarilla
  8. Contorno de ojos
  9. Crema hidratante
  10. Protector solar

Si en algo destaca especialmente la cosmética coreana, es en su manera de tratar y mimar cada parte de nuestro rostro. Una manera ingeniosa, fácil y rápida para cuidar nuestro rostro son los famosos 10 pasos de la rutina facial coreana.

TIP: si incorporas los diez pasos hoy en tu rutina, estoy segura que muy pronto se convertirán en un hábito. ¡Te prometo que es muy fácil!.

Rutina facial coreana en 10 pasos. ¿No son demasiados? ¡No tengo tanto tiempo!

¿Son necesarios diez productos para limpiar el rostro? ¿No basta con uno? No solo se trata de limpiar el rostro:

  • desmaquillarte,
  • reequilibrar la piel,
  • combatir problemas específicos de la piel,
  • combatir los daños de los factores externos,
  • atacar problemas específico o eventuales de la piel.

Los 10 pasos de la rutina facial coreana


[1 de 10] Primera limpieza – con aceite. 

La primera limpieza  nos servirá para retirar todo el maquillaje y las impurezas más superficiales del rostro. Es muy importante eliminar toda la suciedad visible para que todos los productos que utilicemos con posterioridad puedan ser efectivos. Recuerda que tan importante es encontrar el producto indicado para tu tipo de piel como saber aplicarlo correctamente.

TIP: utiliza un desmaquillante waterproof si tu maquillaje es resistente y, ¡no frotes! Deja que el producto se impregne y retíralo con suavidad (tus pestañas te lo agradecerán).

[2 de 10] Segunda limpieza – con base acuosa.

Esta segunda limpieza podríamos decir que es típicamente coreana. Uno pensaría que con el desmaquillante el rostro ya está limpio pero la verdad es que no es del todo así. En este paso utilizaremos un limpiador con base acuosa (no es jabón) que hidrate y nos aporte una sensación muy refrescante. Estos limpiadores destacan especialmente por su textura en gel, crema o loción que al entrar en contacto con la piel emulsionan y producen un efecto limpiador.

TIP: en este paso, si os gusta utilizar el masajeador facial, es un momento excelente para utilizarlo.

Aquí te hablo más acerca de la limpiadora facial coreana y cómo conseguir un rostro luminoso.

espuma limpiadora facial coreana

[3 de 10] Exfoliante.

Si los dos pasos anteriores son de uso diario, la exfoliación me atrevería a decir que jamás debería serlo. A no ser que tu piel sea muy resistente y utilices una exfoliación muy débil, no deberías exfoliarte cada día (y muchos menos dos veces al día). Deja la exfoliación para una (o dos) veces a la semana.  La exfoliación sirve para eliminar impurezas, pero un exceso de ella podría provocar daños en la piel pues impide su regeneración. Si quieres saber más sobre la exfoliación y sus beneficios te invito que visites esta publicación donde te lo cuento todo.

TIP: personalmente aprovecho el fin de semana para exfoliar el rostro en profundidad.

[4 de 10] Tónico (sin alcohol).

Es muy importante utilizar un tónico durante nuestra limpieza para equilibrar el PH de la piel. El tónico nos dejará la piel lista para seguir con nuestra rutina y que todos los productos que utilicemos con posterioridad penetren mejor.

TIP: utiliza SIEMPRE un tónico sin alcohol (preferiblemente coreano, son los mejores). Olvídate de esos tónicos que escuecen (esos que todas hemos usado alguna vez). El tónico debe producirte una sensación agradable, hidratante y fresca. Simplemente debes ponértelo a toquecitos y dejar que se funda en tu piel.

¿Quieres saber más sobre el tónico facial? ¿Qué es y en qué se diferencia el tónico coreano? Tus deseos son órdenes, ¡visita esta publicación especial!

[5 de 10] Esencia.

Empezamos con un paso controvertido y seguramente bastante novedoso para la mayoría. El tema de la limpieza, exfoliación y tónico es bastante universal pero cuando incorporamos la esencia, ¿de qué estamos hablando? La esencia es un producto con una textura ligera y una consistencia acuosa (bastante líquida) que se absorbe rápidamente. Digamos que es un producto ultrarrápido que penetra en nuestra piel profundamente.

Con la esencia lograrás mejorar progresivamente el aspecto de tu piel: luminosidad, hidratación y textura. Esto significa que podrás combatir mejor cualquier problema específico de tu piel.

TIP: deberías elegir la esencia según las necesidades de tu piel: que aporte hidratación, anti edad, combatir puntos negros, el acné, aporte luminosidad, calme tus rojeces, etc.

[6 de 10] Sérum.

El sérum es un producto muy concentrado (con una gotita basta). Su textura es algo más densa que la esencia y por tanto, tarda un poquito más en absorberse. Actúa más superficialmente que la esencia (incide en la capa más superficial de la piel) pero su efecto es más duradero en el tiempo. La esencia y el sérum se complementan porque su textura es completamente opuesta y trabajan sobre distintos niveles de la piel.

TIP: deberías elegir el sérum según las necesidades de tu piel. ¿Qué deseas combatir o potenciar? Personalmente aconsejo elegir un sérum específicamente diseñado para una necesidad en concreto. Es un producto, junto a la esencia, que podéis ir modificando y adaptando según la época del año o vuestras necesidades.

[7 de 10] Mascarilla.

Las más conocidas son las «sheet mask«: mascarillas de tejido impregnadas de producto que nos colocamos en el rostro, manos o pies.

  • La mascarilla es un producto que no deberíamos utilizar cada día sino que con una o dos veces a la semana es suficiente.
  • Es un sustituto del paso 5 y 6 (esencia y sérum). La mascarilla impregnada de producto cumple la función de esencia y sérum porque al ser de tejido y dejarla en nuestro rostro varios minutos impide que el producto se evapore y obliga a que penetre en nuestra piel de una manera muy profunda (¿no os recuerda a la esencia?), pero a la vez, como está constantemente en contacto con el rostro, también se mantiene en la capa más superficial (¿no os recuerda al sérum?).

TIP: aprovecha el fin de semana o un día que tengas tiempo para darte un capricho. Existen muchísimas mascarillas coreanas interesantes en el mercado. ¡Probarlas siempre es un motivo de diversión!

  • Con el calor: pon las mascarillas en la nevera, te ayudarán con la piel y el flujo de sangre.
  • Con el frío: potencia las mascarillas hidratantes y calmantes para evitar piel seca, rojeces y grietas.

[8 de 10] Contorno de ojos.

Seguro que has escuchado infinidad de veces que los ojos son el espejo del alma. Por eso, todas deseamos tener una mirada luminosa y limpia. Utiliza un contorno de ojos adecuado que te ayude a descongestionar, rebajar la hinchazón, disimular ojeras o disimular arrugas.

TIP: aplícatelo a toquecitos y con mucha suavidad. La piel de las ojeras es sumamente sensible.

[9 de 10] Crema hidratante.

Este es quizá el paso más conocido de todos. Una piel hidratada es una piel feliz (o algo así ^^). Después de todo lo que nos hemos limpiado, tonificado y reequilibrado, ahora toca darle un plus de hidratación a nuestra piel. Este paso es  imprescindible para todos, ¡aunque tengas la piel grasa!

Sleeping pack: es un sustituto coreano de la crema hidratante nocturna. Después de tu rutina facial nocturna te pones esta crema más densa y te vas a dormir. Al levantarte, te enjuagas con agua para quitártela. Al instante notarás tu piel mucho más hidratada. No te deja una sensación pesada ni acartonada y tiene una textura en gel muy liviana. Existe en formato crema o en spray. ¿Las habéis probado?

[10 de 10] Protector solar.

El protector solar es especialmente importante en verano. Para los coreanos es casi una obsesión tener la piel clara, por eso el factor de protección solar es tan importante.

TIP: utiliza un protector solar adecuado no por estética sino por salud. Si tu piel es sensible al sol, recuerda usar un factor de protección alto. Por cierto, jamás antepongas estereotípicos estéticos a la salud. ¡Hazme caso!

¿Cuándo debo aplicar la rutina facial coreana?

Los 10 pasos de la rutina facial coreana deben realizarse por la mañana (antes de maquillarnos) y por la noche (especialmente si has estado todo el día maquillada). Obviamente, debido a nuestro ritmo de vida, es lógico que por la mañana la limpieza sea más rápida aunque por la noche deberías tomarte unos minutos extras para profundizar en los cuidados.

TIP: la noche es nuestra gran aliada. Aprovecha ese momento de relax para mimarte. Además, mientras dormimos es un momento ideal para que todos los productos actúen en nuestra piel.

¿Cómo empezar con la rutina?

Adopta la rutina facial coreana progresivamente y no pretendas incorporarla de golpe. Si empiezas a utilizar mil productos de la noche a la mañana solo lograrás reacciones desagradables para tu rostro (rojeces, acné, sarpullidos, etc.) y terminarás frustrándote. Antes de empezar con esta rutina es MUY importante que sepas qué tipo de piel tienes y qué tratamientos específicos deseas (próximamente os hablaré sobre ello).

TIP: cada piel es un mundo y nadie mejor que tú conoce la tuya. Utiliza esta guía como una orientación pero nunca como una obligación, modifícala según tus necesidades específicas y según la época del año (invierno o verano). 

¿Qué os han parecido los 10 pasos? ¿Los utilizáis? ¿Creéis que son demasiados? Recordad, para cualquier duda podéis dejarme un comentario o sugerirme un tema que os apetezca que trate. Si deseáis que os hable de productos en concreto soy toda oídos (me apasiona la cosmética coreana y japonesa ). Nos leemos muy pronto con más recomendaciones. ¡Nos leemos muy pronto!


¿QUIERES APRENDER MÁS SOBRE LA COSMÉTICA COREANA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *